| Normativa Legal | Staff |Enlaces|

AviacionBoliviana.net



Fecha de publicación original 29/10/08 / Actualizado 24 de diciembre de 2010

Servicios Aéreos Santa Ana - SASA

Historia

Vista Rápida

Servicios Aéreos “Santa Ana” fue una empresa carguera mediana que operó por doce años entre 1982 y 1996. Funcionó casi exclusivamente con modelos Convair CV-440, adquiridos de varias fuentes.

 

El primero de sus aviones fue un CV-340-70 registrado como CP-1755, esta nave se estrelló en Junio de 1983 en el Beni.

 

Su segunda aeronave fue un CV-440 (CP-1961) adquirido a mediados de los ochentas a la empresa Transalfa y siniestrado en 1992, en las cercanías de Cerro Colorado en La Paz. Otra fuente indica que el accidente fue al chocar con la montaña Chacaltaya en ruta hacia Santa Ana de Yacuma, las causas del accidente siguen siendo un misterio falleció en este trágico accidente el piloto Walter Ballivián.

 >>>>>>>>>>Respete los derechos de autor<<<<<<<<<<

El CP-2142 fue su tercera aeronave, construido como una versión CV-340-48, operó con KLM como PH-TGG “Nicolaas Maes” desde Octubre de 1953 hasta Marzo de 1987. Ese año fue importado por Frigorífico Reyes con quien operó hasta Agosto de 1993 cuando fue vendido a SASA y bautizada como “Sergio”. Esta nave se estrelló el 22 de Mayo de 1995 cuando aterrizaba de emergencia debido a una falla de motor en la pista de San Borja.

 

Una cuarta aeronave que nunca llegó a materializarse en Bolivia fue un CV-440-40 ya registrado como CP-2256 pero destruido en 1993 en ruta de Perú a Bolivia, el la zona de Colquemarca. Esta nave tenía el registro de OB-T-1326 con la empresa Aeronorte. Los pilotos que la transportaban detectaron unas dos horas después de salir de Lima que el compás de la nave había sido dañado, ante la imposibilidad de cruzar la cordillera con seguridad y la inhabilidad de asegurar su posición, se vieron forzados a aterrizar en campo abierto. 

 

Para 1996 la empresa fue comprada por Elias Nacif y renombrada NACIF Transportes Aéreos.

Revista Volar - Edición Única

Un Vuelo Para el Recuerdo

Autor: Rafael Herrera
 

El viejo aparato -un Convair CV-440 fabricado en 1942- se eleva sobre la Cordillera Andina. Ha despegado de La Paz y se dirige al Beni. El transporte por carretera desde los centros ganaderos encarece demasiado la carne y éste es el medio ideal de transporte. Con estas máquinas decrépitas, cada vuelo supone un riesgo mortal, pero el suministro aéreo resulta rentable.

Los vimos desde el taxi que nos sacaba del aeropuerto. Eran viejos aviones de hélice - Convair CV-440, Curtis C-46, Douglas C-54 - aparentemente abandonados entre los yerbajos colaterales del campo de aviación. Pensando en voz alta dije:

–Chatarra para desguace.
–Carniceros– aclaró el taxista.

Con más de 40 años de vida, aquella chatarra volaba cada día por carne o cualquier cargamento, a varios lugares de Bolivia: ida, carga, vuelta, descarga. Al taxista, Edgar Veneros, este trajín le pareció un buen tema para acompañar la bajada desde El Alto de La Paz:

- Una vez, un carnicero de vuelta perdió un motor. Soltó la carne sobre los barrios pobres de la capital y consiguió aterrizar el avión sin dañar a nadie. Por esa hazaña lo condecoraron. Más tarde, en el bar del hotel Crillón, nos presentaban a un piloto de aviones carniceros. A los 55 años y con más de 25.000 horas de vuelo, Walter Ballivián, último superviviente de su promoción, seguía volando de La Paz al Beni en aviones con cuatro décadas largas en las alas. Concertamos acompañarle en la ruta, al tiempo que escuchábamos sus aventuras, como la “panzada” en la pista polvorienta de San Borja con un motor averiado:

- Falló el sistema para sacar el tren de aterrizaje (“boquichi quedó la palanca”, dijo el copiloto después de intentar forzarla). Mientras dábamos vueltas para quemar combustible, abajo se concentraba la gente que ya sabía lo que nos pasaba y adivinaba lo que nos podía pasar. También los heladeros, vende tortas, fotógrafos y toda clase de orates y comerciantes.

Cuando decidimos aterrizar porque los tres pasajeros se estaban poniendo nerviosos (aún el copiloto pidió un tiempito “esperá hombre que se reúna más público”, pues nos fuimos al panzazo nomás, y aquí estamos.

Walter Ballivián nos llevó al Beni en un Convair de 1942. Era, nos dijo, un vuelo de rutina. Atravesamos la cordillera con visibilidad cero por Cerro Colorado con el Huayna Potosí - la segunda cumbre después del Illimani, en las proximidades de La Paz. Con la ayuda del VOR, tomó el rumbo y enfiló el paso entre las nubes.

- Ya no se hacen vuelos con reloj porque eran realmente suicidas. Para llevar suministros a los buscadores de oro de Tipuani y Comoro, en la selva amazónica fronteriza con Brasil, teníamos que atravesar unos cañones porque unas quebradas siempre cubiertas de nubes y nieblas con la única ayuda de un cronómetro para control del avión. La distancia del ala a los cerros era inferior a 200 metros. Se hacían maniobras y virajes que debían durar segundos y, a la vuelta, invertíamos los cálculos. Volábamos así hasta siete veces por día. Muchos pilotos abandonaban. Curiosamente, sólo hubo un choque con los cerros.

No se veía un “carajo” alrededor, y aquel viejo aparato vibraba como para desintegrarse. A voces, le preguntamos por qué volaban en estas condiciones.

- Es, digamos, una confluencia de intereses. Al dueño de la carne le conviene porque sale bien por el aire. Al propietario del avión, porque es su negocio. Yo me gano veinticinco dólares por hora y ellos (copiloto y mecánico), más o menos.

Hubo un silencio bajo el trepidante runrún de los motores y los quejidos del añoso aeroplano, que rompió el capitán Ballivián para mostrarnos algo:

- Aquí se tiene que ver los restos del accidente que, el año pasado, costó la vida al hermano de Quiroga - señaló- De los nueve que salimos en la primera promoción de pilotos civiles de Bolivia, siete murieron en accidente, uno nunca voló y sólo quedo yo. Esta era una profesión romántica, heroica y bien mirada por las mujeres. Ahora vuela cualquiera que sepa manejar un computador.

Sobrevolamos Santa Ana. De aquí a la Estancia Palmira, hay ocho horas por carretera. El capitán nos mostró desde el aire la estancia de Suárez, el ex-rey de la coca boliviana, ahora detenido. Y, en otro tramo, el lugar donde una vez tuvo que aterrizar con un motor ardiendo, una pista trabada con troncos por la guerrilla del Ché.

El sol ardiente reventaba en colores sobre lagos, ríos y pantanales. La luz reflejada en el verde sin límites de la selva dañaba la vista, bajamos, sintiendo la sensación de caer al vacío, a la pista de la Estancia Palmira. El veterano Convair apenas cabeceó antes de tocar tierra, pero la carrera de frenado nos sometió a una dura prueba de vibración ante la indiferente mirada del ganado. Antes de salir, Ballivián nos arrojó cervezas.

- Que nadie beba agua o las amebas le comerán las tripas. Afortunadamente tenemos suficiente cerveza.

Isaac, el mecánico, abrió la puerta y 48 grados de sofocante calor húmedo y penetrante hasta los huesos nos envolvieron por completo.

Tras regresar al patio de la Estancia después de refrescarnos, el asado ya estaba en la parrilla. El capitán, el copiloto - al que llamaban “Pajarito”- e Isaac nos esperaban para jugar al cacho, póquer boliviano que castiga las pérdidas con tragos adicionales. Jugábamos, bebíamos y comíamos asado de vaca y chancho con arroz y verduras. Cuando nos fuimos a dormir, a las nueve de la noche, 40 botellas de cerveza no habían aplacado la sed provocada por la cena y el insoportable calor del Beni.

A las doce comenzó el carneo. Las veintitrés vacas estaban ya en la cerca de la muerte. El método de sacrificio era, aparentemente, sencillo y rápido. Pero la impericia de los peones convertía el acto en una procelosa tortura. Con el animal inmovilizado, la operación se limitaría a un simple golpe en la nuca. Pocas veces lo conseguían en menos de diez. Los peones cantaban cada número burlándose del incompetente matarife.

Amanecía cuando los peones terminaron de cargar el avión con los 4.000 kilos de carne que era capaz de transportar. A las cinco y media, el Convair comenzó a arrastrarse penosamente levantando remolinos de polvo.

- El despegue con carga es el momento más peligroso- dijo el capitán.

El peso de la carne, apilada en medio de la cabina, nos anclaba al suelo. Con un acelerón, nos elevamos. A medida que ascendíamos, el sorojchi, nos deprimía por la falta de oxígeno.

El avión se descarga siempre a pie de pista. La carne es trasladada en camionetas a la capital para su venta en el día. Hígados, corazones, patas y cueros se arrojan junto al avión. Las cholas pujan unos pesos para llevarse lo que luego venderán en las veredas de la calle Buenos Aires. Un mozo limpia con una manguera los restos de sangre y sebo en el piso de carga del avión. El mecánico comprueba su lista para conseguir las piezas de otros abandonados en el aeropuerto.

Bajamos a La Paz con el capitán comentando el futuro de las cuatro empresas de vuelos carniceros (SASA, La Cumbre, El Alto, Quiroga), cada vez menos rentables desde la llegada de camiones frigoríficos y la competencia desleal del ejército, que puede cargar hasta 10.000 kilos en los Hércules y vender a precios más bajos.

- La verdad es que la aviación carnicera se muere. Había más de veinticinco empresas y quedan cuatro, con un avión cada una. Cualquier día si no me mato antes, me quedaré sin trabajo.

____________________________________


Walter Ballivián murió el 21 de Agosto de 1.992 cuando maniobraba la aproximación a La Paz en medio de un fuerte temporal. Fallos en la comunicación y el sobrepeso de carga y pasaje fueron las causas. Con él falleció la tripulación –el copiloto Guillermo Choque Quispe y el mecánico Guillermo Saavedra Pérez– y también los seis pasajeros que se encontraban a bordo.

"Reconocemos en Walter el valor del piloto de esa época, amigo de muchos y enemigo de nadie. El recuerdo es lo poco que tenemos con nosotros, pero será lo que más tardaremos en perder."

Aeronaves

 

Nombre de la Empresa: Servicios Aéreos "Santa Ana" - SASA Actualizado: 03/18/08
Aeronave Registro C/N Estado Alta Baja
Convair C-131B-CO CP-1755 246 W/O 01/04/1982 19/06/1983
Notas: Ex N8527A, siniestrado en el Beni
Convair CV-440-80 CP-1961 405 W/O - 21/08/1992
Notas: Ex N2954J, ex Transalfa, siniestrado en aproximación a El Alto, fallecieron tres tripulantes y seis pasajeros.
Convair CV-131B CP-2026 249 ACT ca.1994 -
Notas: Ex USAF 53-7797, Ex CAT, activo.
Convair CV-340 CP-2142 120 W/O 01/03/1987 22/05/1995
Notas: Ex XA-LOU, PH-TGG, Siniestrado en San Borja.
Convair CV-440-40 CP-2256 447 W/O - NR - 14/09/1993
Notas: Ex N440AD con Airways International hasta 1988, Ex OB-T-1326 con Aeronorte, destruido en vuelo de entrega.

 

Fotografías del Documental "Carniceros del Aire"

 

El año 1992 se rodó en Bolivia el video documental Carniceros del Aire, producido por ITP S.L para el canal público de España y transmitido en Bolivia por TVB. Esta joya documental no ha podido ser imitada ni con los valores de producción actuales, sea por falta de interés o iniciativa de los canales de televisión nacionales. Abajo siguen algunas capturas del documental, particularmente las que conciernen a SASA:

 

 

Todas las imágenes que siguen son del CP-1961. Chequeos antes de que parta el avión.  (Video cortesía Ferrostaal)

 

En la fase inicial del taxi a la cabecera de la pista.

 

Otro ángulo de la nave.

 

Doblando para iniciar la carrera por la pista.

 

 

El avión de Ballivián sobrevolando la cordillera por el sector de cerro Colorado.

 

Acercamiento a la cabina mientras surca los cielos sobre la cordillera.

 

 

Aterrizando en la estancia para recoger la carga.

 

Aterrizando en El Alto en el vuelo de retorno, nótese que uno de los motores esta apagado.

 

Otras fotografías

 

Un nuevo amigo y colaborador del sitio web, el señor Erich Kierig, nos envía el siguiente e-mail y fotografías:

Monday, September 29, 2008 8:09 PM

Estimado Jonathan:


Aquí te mando dos fotos más, esta vez del CONVAIR CV-440-80, CP - 1961 de Servicios Aéreos Santa Ana. Este avión lo fotografié en El Alto, no me acuerdo exactamente en que fecha, pero un tiempo después encontré la noticia de su caída en la cumbre en el periódico. El recorte todavía lo tengo. Posteriormente, tuve la oportunidad de ver el documental español del Capitán Ballivián, cosa que me tocó mucho pues fue una forma de acercarme a la personalidad de este piloto. En fin, fue una pena lo que pasó. Bueno, espero te gusten las fotos, te mando un saludo y estamos en contacto.


Erich Kierig

 

CP-1961, puede leerse el nombre "Roly" en el fuselaje, identificación previamente desconocida. (Foto cortesía Erich Kierig Calvo)

 

Detalle del logotipo de cola de los aviones de SASA. (Foto cortesía Erich Kierig Calvo)

 

Igualmente agradezco enormemente a Ferrostaal por haberme regalado una copia del documental del que hablamos, espero poder colocarlo en el sitio web o por lo menos en YouTube, realmente vale la pena.

 

Artículos Relacionados:

 

Transalfa

Frigorífico Reyes

NACIF Transportes Aéreos

Datos Básicos:

IATA: -

ICAO: -

Callsign: -

Empresa fundada en: 1982

Cesó actividades: 1996

Oficina central: La Paz

Contacto: -

Directivos (Histórico): -

 

Fotografías:

En 1986 esta nave operaba para Airways International de Miami, nunca llegó volar para S.A. Santa Ana. aunque si fue registrada como CP-2256 para su importación.

(Foto cortesía Werner Fischdick collection)

 

CP-1961 en los años noventa, nótese que el esquema de pintura es idéntico al de Airways International heredado de sus días en Transalfa.  Sería modificado al poco tiempo. (Foto: autor desconocido cortesía AirlineHobby)

 

Otra toma del CV-340 CP-2142 de SASA.

(Foto cortesía Werner Fischdick collection)

 

El CP-2142 en 1994.

(Foto cortesía Peter Garwood, "Propliners...")

 

Cuando el CP-2256 se accidento en ruta de Perú a Bolivia -Colquemarca- ya había cambiado los colores de su esquema de pintura. (Foto cortesía Ferrostaal)

 

Es curioso que esta aeronave también procediese de Airways International, por lo que es posible que aun en Perú, conservase algún nexo con EE.UU. (Foto cortesía Ferrostaal)

 

Publicidad

 

 

 

 

 

  

Quienes Somos

Servicios Utilidades

Contenido

Equipo

Contacto

Normativa Legal

Publicaciones

Publicite en este Sitio

Hospedaje de páginas web

Webmail

Spotting Guides

Foro Interactivo

Colección Fotográfica

Canal en Youtube / videos

Directorio de enlaces

Búsquedas

Aviación Civil

Perfiles empresariales

Biografías

Aeronaves de Bolivia

Accidentes e Incidentes

Registro aeronáutico

Aeródromos de Bolivia

Artículos sobre historia de la aviación civil boliviana

.

Aviación Militar

Orden de Batalla

Listado de aeronaves - Pioneros

Listado de aeronaves - Guerra del Chaco

Listado de aeronaves - Post-Guerra

Listado de aeronaves - de 1973 a la actualidad

Artículos de análisis sobre aviación militar

.

OSINT / Inteligencia Abierta

Balance Militar Regional

Ejército

Fuerza Naval

Policía Nacional

Observatorio

Motor de Búsqueda:

Traducción Automática / Automated Translation:

Volver Arriba ▲

© JRO - Derechos Reservados

Prohibida la reproducción total o parcial de este sitio Web